En cada rincón...un submundo...

lunes, 12 de junio de 2017

A Kilómetros de distancia...

El tacto suave de la seda, presiona levemente sobre mis párpados. Mi cuerpo abierto y expuesto a ti, como cada día, como siempre, levita levemente entre pensamientos y sensaciones. Siento como es tu carne la que explora  mis adentros; sin esfuerzo,  puedo oler incluso el sudor de tu piel, a cientos de kilómetros de distancia. Gimo al sentir como son tus dedos los que profanan mi coño, grande, rosado, sediento y hambriento de ti.


Ruges, mientras aceleras el tañir de tus falanges en mi interior. Jadeas extasiado ante la lubricación de mi entrepierna. Sus latidos acelerados, fruto de la tensión desgarrada, se hacen tuyos, bajo el vaivén de mi cadera, buscándole… buscándote.

Rotación directa y vuelta a empezar, sobre la danza insolente de quién no quiere mirar, más allá de sus propias reflexiones. 

Seda en el suelo, surcando el dibujo de un pensamiento de deseo derramado en exclusiva en ti, y para ti, aquí o a cientos de kilómetros. No necesito tu divagar constante, para saberme tuya a cada instante. Tu carne, dura y ruda, comienza a bailar sobre mi sexo, abierto y dilatado; y solo contraído para el placer de tu cuerpo en mi interior. 


Gimo del gusto, enviando mis ruidos a tu cama, mientras me empotras con toda la fuerza con la que ambos nos disfrutamos.  Grito de placer, mientras esbozo el dibujo de tu falo, empalándome a cada suspiro. El ritmo incesante de la bestia que me envite, hacer rezumar mi cueva, por el mero placer de sentirte muy muy cerca, en mí. Ensartada sobre el filo de tu arma, la que me desarma cada hora, me entrego sin medida a la tez de quién disfruta tras de mí. 

Aplacada bajo sus manos, intuyo la presión de las tuyas a mi espalda. Grito una vez más, y contraigo mi vagina, para ser la mejor puta, la tuya. Él jadea tras de mí, loco de pasión desenfrenada, por la entrega desmedida de quién no entiende cuánto es.


Retorcida bajo tus ganas, él aplaca su placer invadiéndome de nuevo. Conquistando mi guarida, con cada uno de sus dobleces, retuerce mi conocimiento bajo sus manos. El regusto de sentirte, aviva la llama de mis ansías, y mis pechos, extasiados, desprenden en mis dedos el calor de quién estalla. 

Cada batalla revierte en gritos el placer de notarte, tan dentro y tan al fondo que no dejas de tocar. Movida por tus ganas, empalada entre gemidos, avivada y extasiada, te follo tras de mi. 


No quiero mirar sus ojos, no quiero mirar su cara... solo quiero sentir la carne hundida en mi hendidura... notar el placer que solo tu puedes darme...y marcharme más allá... a kilómetros de distancia... Llevarme a los gritos de placer, que solo tu sabes pronunciar en mis labios, y escuchar ése "nena" que sólo tu sabes decirme... a kilómetros de distancia....

Para hacerme perder el control... una y otra vez...


12 comentarios:

  1. Peque... por un momento he estado en tu lugar, he sentido cada palabra, te he entendido... no imaginas cuánto.

    Besinos... muchos, muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Misthyka...creo que al final...todos hemos vivido esto en algún momento de nuestra vida...otra cosa es que lo reconozcamos...y no ante los demas...sino ante nosotros mismos...
      Un beso enorme!!

      Eliminar
  2. Esto sí que es una buena "follada", por delante, por detrás, y por el medio, como para no perder el control, se pierde hasta la vida muriendo de gozo hasta quedarse sin aliento mmmmmm deliciosa entrada, de esas que te hacen babear la sonrisa "vertical".

    Besazos, preciosa, un auténtico placer estar aquí, pero de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Perlada...jajaja..me ha encantado tu comentario cielo..y es que al final follar es follar y si es por lo alto..mejor que mejor...
      Me alegro que lo hayas disfrutado...
      Un besote!!

      Eliminar
  3. Me gusta cuando le das más poesía al relato, si bien el sexo es directo e instintivo, esas pinceladas poéticas lo hacen también sensual.

    Besos dulces Amando y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce...supongo que hay días en que soy igual de sexual..pero un poquitin más poética..
      Me alegro que te haya gustado...
      Un besazo gordo!!!

      Eliminar
  4. No importa la distancia, bueno eso ya nos lo dejas claro
    Hay encuentros inexplicables que nos abren la carne, que nos invaden. Nos penetran, nos hacen ser y sentir con pasión desbocada y animal... Y si a eso le sumamos el amor. Ni te cuento ♥

    No, mejor no jaaaaaa

    Besitos sofocadosssss

    💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MaRía...como bien dices a veces...la distancia no es un problema cuándo se arde por dentro...
      amor??? ...qué va...para qué??..hace tiempo ya los separé de mi vida y en mi vida...por un lado las ganas y por otro los sentimientos...y desde entonces soy mucho más feliz..
      Un beso enorme!!

      Eliminar
  5. ¿Una mirada muy intimidante o será que la mirada es muy intensa? Tal vez sea que la mirada es intimidante a fuerza de ser tan intensa, de todo lo que ha conseguido con esa mujer. Que no quiere mirar pero siente sensaciones muy intensas. Y seguramente es mirada con intensidad.

    Sé que voy a encontrar algo muy intenso, erótico, al visitar tu espacio. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demiurgo...a menudo la intensidad no es cuestión ni de ojos ni de espacio...sino cuestión de deseo...de ganas y de cerebro...abierto en canal...para desear...
      Supongo que si algo define mi espacio es la intensidad...espero que esta intensidad te resulte grata...ya sabes que esta es tu casa...
      Un besazo!!!

      Eliminar
  6. Esos instantes en los que sólo ser gozo a través del sentido de la piel, de la carne que gime y vibra, ese viaje sublime en el que el placer supura por cada recoveco hasta desfallecer… sin tiempos ni distancias, solo entregándose al clamor de la carne que brama…

    Desbordas pasión e intensidad… Incitas… y más a estas horas de la madrugada…

    Un placer, mi preciosa amiga…

    Bsoss enormes con cariño, y dulces y fogosos sueños 🔥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gine...incito si..incito...jajajaja...
      Creo que has captado la "intensidad" y profundidad extrema del contexto...más allá de la carne...brama nuestra cabeza...el órgano más sexual que yo conozco...
      Espero que soñases bonito guapa...
      Un beso gigante!!

      Eliminar

Me gusta saber que has estado aquí