En cada rincón...un submundo...

jueves, 1 de septiembre de 2016

Atada al deseo...

Era demasiada contención para excesivas ganas… La tensión se mascaba en el ambiente como el río cálido del deseo abre en canal el gemido excesivo ante el orgasmo…

Te acercaste despacio a mí. Podía sentir el olor de tu cuerpo semidesnudo y tus ganas, mientras desabrochabas cada uno de los botones de la parte superior de mi blusa. Mis pechos, erectos y libres, quedaban expuestos ante la lujuriosa mirada del verdor de tus ojos felinos. Jadeé, a sabiendas de lo que nos esperaba. 

Me empujaste sobre la cama, mientras te relamías los labios y te bajabas los vaqueros y los boxer, dejando al aire tu polla, más que dura y grande, enorme, diría yo. De un solo tirón y andando a cuatro patas entre mis piernas, retiraste falda y bragas para incidir directamente en el hueco entre mis piernas con la nariz. Pude sentir como aspirabas el olor de mi deseo, mientras tu nariz hurgaba sobre la desnudez y la humedad de mis dobleces, ansiosos por sentirte más y más.
Jadeé mientras restregabas tu rostro caliente sobre mi piel, a la vez que notaba la misma calidez de tu aliento invadiendo mi entrada, la única entrada que me hace perder hasta la razón.



Levantaste la mirada para observar mi rostro, justo en el mismo instante en que instintivamente me mordía el labio inferior observándote y deleitándome con todas y cada una de tus caricias. Agarraste mis bragas con la mano, e incorporándote sujetaste  mis muñecas, juntas,  al cabecero. Me lamías los labios al mismo tiempo en que ibas haciendo el nudo. 


Como movido por una actividad concertada, deslizaste tu lengua por la cara interna de mis muslos, la rodilla, el tobillo, para después saborear la tensión de mis dedos. Cogiste el sujetador y me amarraste el pie a una de las esquinas de la cama. El recorrido de tu lengua fue el mismo, en órden inverso; cuándo mi boca, exhaló un gemido exhausto de sensaciones, al llegar a la confluencia de mis muslos, para después de recrearte en el punto exacto, descender por el otro lado lentamente. Con mi propia camisa, amarraste mi otra pierna a la otra esquina, mientras mi cadera no dejaba de moverse suavemente, en busca no sé bien de qué, pero sí sé de quién; a la vez que te incorporabas para quedar erguido entre mis piernas y mirarme indiscretamente.

Leía las ganas en tus ojos, como en tu pensamiento, sin poder contener los jadeos saliendo de mi boca. Sé, sabía y sabré que eras una bestia, pero allí esperaba que me lo dejases completamente claro. Sonreí mordiéndome el labio ligeramente, cuándo te dejaste caer sobre mí  y comenzaste a jugar con mis pezones en tu boca. 


Notaba expresamente como se endurecían bajo tu lengua, a la vez que tus manos abrían ligeramente más mis piernas  y con una de ellas, comenzabas a palmear el abultado de mi clítoris, ansioso de ti. Tu aliento en mi pecho y las caricias de tus dedos, me hacían bailar bajo tu cuerpo. El serpenteo de tu piel sobre mí, me provocó un escalofrío, al sentir como tu boca, se posaba en mi oído y comenzabas a mordisquearme la oreja; mientras un susurro, que llenó mi cuerpo y mi mente de más deseo, si eso era posible, me electrizó el cuerpo 

así, justo así,  eres mi puta, nena

Ésa palabra que fuera de contexto podía generar el desastre, me  puso tan caliente que me hizo gemir, en voz alta, mientras que toda la movilidad que tu cuerpo y tus amarres me dejaban, se concentraba en sentir tu piel sobre la mía.

Te incorporaste erguido entre mis piernas. Mis ojos oscilantes entre el rabo que me apuntaba y tus ojos, cargados de lujuria, no me dejaban pensar más allá de tu cuerpo desnudo. Mirándome fijamente, hundiste de golpe dos dedos en mi vagina.


Grité del gusto y la virulencia, al sentirte dentro de mí, mientras comenzabas a masturbarme sin dejar de mirarme,  al ritmo justo,  para hacerme enloquecer. Los jadeos se sucedían en mi boca, mientras mi respiración se aceleraba de forma progresiva. Jugabas con mis pezones, duros, según se balanceaban al dulce vaivén de mi pecho que se simultaneaba a los envites de tus dedos en mi coño. Podía sentir como los abrías ligeramente dentro de mí, rozando mis fondos, a la vez que acrecentabas el ritmo a la velocidad de mis gemidos. Con la otra mano sujetabas mi vientre, para que no me moviera, mientras susurrabas

 “quieta nena… eres mía…será cuándo yo decida… solo yo quiero dártelo y que tú me des lo que busco”…

Palabras que se deslizaban entre tus labios progresivamente….


La velocidad de tus caricias iba aumentando, a la vez que mis jadeos y la presión de los dobleces de tu polla crecía en consecuencia. Un tercer dedo invadía mi cavidad, mientras mi  boca comenzó a suplicarte un

no pares” 

Que no hizo más que hacerte presionar más dentro en cada entrada.  Bombeabas con tus dedos sin clemencia, mientras mi cuerpo se retorcía del gusto percibiendo la proximidad del éxtasis, ante tu atenta mirada. De repente bajaste el ritmo… sin detenerte completamente, sonriéndome lascivo 

será cuándo yo decida nena…”

 Tus palabras no hacían más que  agrandar mi placer. 

De repente, sonriendo, empezaste a bombear duro, más rápido y sin tregua, echado ligeramente sobre mí; sientiendo mi aliento caliente, el de mis jadeos, sobre tu cara; penetrándome rápido, duro, con tres dedos. Podía sentir como el orgasmo estaba allí, pero no podía dejar de buscar tus ojos inconscientemente, buscando ésa aprobación; la única que podía darme el éxtasis en ése instante. La transmisión de tu mirada, me convirtió en río bajo tu mano.
Me enredé en la medida que pude ligeramente en tu cuerpo, mientras me corría sobre tus dedos, que no dejaron de penetrarme ni un solo segundo, mientras mis fluidos empapaban tu mano y mi coño se contraía abrazando tus caricias, ante la imposibilidad de contraer mis muslos para retenerte. 

Gemí durante un rato, él mismo en el que tus dedos fueron definiendo la forma de dejar de masturbarme para salir de mí lentamente. Volviste a incorporarte frente a mí…. Duro, nunca te había visto tan duro, mientras creía que iba a perder la razón, al observar los movimientos de tu cuerpo, acercando tus dedos sobre tu boca y deleitándome con la forma en que saboreabas los fluidos que tú habías provocado sobre el calor de mi cuerpo expuesto.

 “No tienes ni idea de lo bien que sabes”.

Ésas palabras fueron el preludio, de que te dejases caer contra mí, apoyases cada una de tus manos a cada lado de mi cuerpo y de una sola estocada me la clavases hasta el fondo. Sentí como tu corona marcaba mis dobleces y cómo la presión de tus venas, tensas, sellaba surcos dentro de mi coño. 

Es mi turno nena”.


 Fue lo que me dijiste justo antes de empezar a embestirme brutalmente. Podía notar el momento exacto en que tu mente, concentró sus pensamientos en exclusiva sobre tu polla, y dejaste de ser ganas para ser bestia, ésa que tanto deseo.

Las acometidas de tu espada, me desplazaban sobre la cama, con la limitación de tus ataduras, lo que no hacía más que hacerte llegar más profundo, más al fondo.... Gruñías cada vez que tu punta sobrepasaba la entrada sobre mi cueva, cogiendo impulso para llegar hasta el final. Los gemidos de mi boca, se acallaban, ante la presión de tu aliento sobre mi cara. Dentro y fuera, fuerte, duro, una y otra vez… cada vez más rápido, cada vez más grande… 

El choque de tu cuerpo contra el mío marcaba el compás de nuestros ruidos… sólo eclipsados por el “chof…chof” de tus huevos chocando contra la humedad que rodeaba mi entrada. Tu dentro y fuera, iba en  creccendo, mientras mi cuerpo te buscaba como podía. Jadeos y gruñidos, movimientos cada vez más bruscos, no hacían más que anunciar lo que iba a llegar…. 


córrete

…. Y tus palabras me regalaron un nuevo éxtasis que fue el preludio de que tu lefa desbordase mi agujero y te dejases caer sobre mí, exhausto, aun bombeando, ya más lento, en mi interior…


Quietos... así... ni siquiera podía moverme, ante los cordeles de mis manos y mis pies y la presión de tu cuerpo y tu respiración sobre mí; permanecimos unos minutos;  la primera tregua. Comenzaste a lamer mi oreja despacio, con lametones cortos, aun dentro de mí y me susurraste

 “espero que no estés cansada… no hemos hecho más que empezar… eres mía"

48 comentarios:

  1. Yo si que no te iba a desatar rubia.
    Me alegro de verte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimo...me alegra que te guste mi vuelta...estás en tu casa...
      Un beso

      Eliminar
  2. Un cuento muy lujurioso...
    En detalles.... que lo hace aún más delicioso...
    Las imágenes son... perfectas!!!
    Todo lindo por acá!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PDR...es la lujuria que solo pueden despertar los deseos mas instintivos...
      Me alegro que te guste..
      Un besazo!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Noelplebeyo...es un clímax real...y delicioso...me alegro de haberlo contado tal cuál...
      Un beso gordooooo!!

      Eliminar
  4. Esas ganas de todo y más... esas que sólo marcan el inicio.

    Peque, sos siempre un volcán de pasión, de sensualidad... y es hermoso leerte así. Te dejo miles de besotes enormes, de todo ♥ y un abrazo con toda (el) Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Almita...creo que siempre soy volcán aunque a veces (pocas) no esté en plena ebullición...;)
      Ésas ganas de todo y más siempre...son la sal de la vida..
      Un besazo amiga mía!!

      Eliminar
  5. Notable como la misma palabra que puede ser un insulto, ser descalificante, en eso contexto puede ser algo afrodisiaco, una muestra de deseo. Y como la bestialidad puede ser lo que una mujer desea.
    Intenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demiurgo...interesante reflexión...yo la he tenido muchas veces a lo largo de mi vida...y desde luego al final...es tal cual...cuando el deseo mata..las palabras pierden el tono despectivo para adquirir el tono "ganas" perfecto...y cuánto más provocas el retorno al deseo más animal..más excitante se hace el contexto...
      Un besote!!

      Eliminar
  6. Intenso y degustable relato pasional.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Ampuero...un placer contar contigo en mí casa...bienvenido...
      No creo que haya nunca pasión si se baja el nivel de intensidad...
      Un besote!!

      Eliminar
  7. Placentero y delicioso comienzo…preludio de un exquisito e insaciable deseo…
    Tus letras son un excitante viaje de pasión desatada, piel que brama y gime…

    Un placer sentirte de nuevo, mi querida amiga…

    Aprovecho para decirte, que me gustaría si me lo permites, compartir algún post tuyo en el blog que he abierto recientemente y que ya has visitado, donde hay un apartado donde comparto letras de nuestros compañer@s de estos lares. Naturalmente con autoría y enlace a tu blog. Sabes que será un placer tenerte allí…

    Aunque ya has estado, te dejo el enlace…

    http://varietes-ginebra.blogspot.com.es/

    Ya me dices ;-)

    Bsoss enormes!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Gine...el deseo si es del bueno...siempre ha de ser insaciable...
      El resto...ya lo sabes...
      Un beso gigante preciosa!!

      Eliminar
  8. Todo el repertorio desplegado al servicio del placer. Como siempre un relato más que apasionado.

    Besos dulces y dulce finde para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce...yo siempre desplego todo mi repertorio...en cualquier situación...especialmente en las más apasionadas...
      Un besoteeeeee!!!

      Eliminar
  9. Rubiaaaaaaaaa!!!!!!!!!!
    Desbordas pasión en tus relatos, toda tú, estimada amiga.
    Qué placer leerte de nuevo...

    Besazos, y buen inicio de mes, bonica....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morenaaaaaa!!!!!! Jajaja...yo soy pura pasión mi niña...siempre...no puedo controlarlo para bien o para mal a veces...
      Un beso enormeeee y feliz inicio de mes tambien para ti!!

      Eliminar
  10. un relato apasionado, excitante y exquisito....
    Me quedaré por aquí... un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juana la Loca...sé bienvenida a mi casa que también es ya la tuya...
      Muchas gracias por dedicarme ese "exquisito"...es el punto que a veces no sé si logro...
      Un besooo!!

      Eliminar
  11. Pura pasión, pura excitación, puro sexo. Sin duda una historia magnífica, pero mucho mejor si es real. Porque creo que en ese caso, después de usar los dedos y la boca para lograr jugar con tu cuerpo hasta llevarte al éxtasis del orgasmo, jadeando como una puta, el amante no haría más que empezar contigo y para completar esa parte de la historia harían falta veinte párrafos más... que serían igual de buenos que los anteriores, porque tú eres la mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pecados...jajaja...20 párrafos??...creo que se me harían cortos a juzgar por la altura de los párrafos previos...intuyo que en tu caso...tal vez también se te harían cortos...aunque solo es intuición... ;)
      Muchísimas gracias por ése "eres la mejor"...procuro serlo en todo lo que hago...
      Un besotote!!

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Perfil...que sorpresa verte por aquí...empezaré diciendo que me tomaré como un cumplido tu comentario...porque sino la reacción no sería la misma...
      Hay que medir muy bien los contextos no vayas a equivocarte...es un consejo..
      Un besote
      P.D..me alegro que hayas decidido pasar por aqui..estás en tu casa

      Eliminar
    2. Es sólo una cita, ¿ves que está entrecomillado? Contexto: Me gusta esa frase, simplemente.
      El placer es todo mio.

      Eliminar
    3. Entendí el entrecomillado...y solo era un consejo...si lo recoges o no es cosa tuya..
      Al margen de que lo hayas tomadi a mal..me alegra tenerte aqui..
      Un megabeso!!!

      Eliminar
    4. Entendí el entrecomillado...y solo era un consejo...si lo recoges o no es cosa tuya..
      Al margen de que lo hayas tomadi a mal..me alegra tenerte aqui..
      Un megabeso!!!

      Eliminar
  13. .. dile al muchacho que he quedado satisfecha y que vamos a esperar a otra anotación,

    Kissss y Kisssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo diré Frine Laena...
      Bienvenida...
      Un beso

      Eliminar
  14. Cuando el deseo se desata, la pasión se desborda, y hasta las palabras arden, y los cuerpos se pierden en un viaje sin retorno hacia el placer.

    Intensa pasión en tu entrada, Amando, mmmmmm me ha encantado, todo en su conjunto, me fascinan estas entradas tan subidas de tono, y tan ardientes.

    Un besazo enorme, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mería perlada...me alegro que te hay gustado...a veces creo que soy excesivamente ruda al contar el "deseo"...pero es que no sé expresarlo de otro modo...y es que alguien muy sabio me dijo una vez "el sexo cuánto más guarro mejor"...y en cierto modo me lo aplico...
      Gracias por seguir por aquí...
      Un beso gordo gordo!!

      Eliminar
  15. Morbo, pasión, lujuria, sexo en un climax perfecto, con una arrebatadora fuerza en las letras, unas expresiones que hacen el momento sea totalmente irresistible.

    Me encanta éste tipo de relatos.

    Un saludo,Amando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yayone...mil gracias por tus palabras...con cada letra...no intento otra cosa que transmitir ese ambiente de irresistibilidad y de deseo en estado puro...
      Me alegro que te guste...sé bienvenida a mi casa...
      Un besazo

      Eliminar
  16. Lo que es indudable es que tu narrativa delinea, trenza y específica cada escena que desarrollas encajando al milímetro los detalles del puente hacia el placer.

    Me iré integrando entre tus lascivas y ardientes letras capaces de revolucionar hasta los mas fríos instintos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agapxis...al final...cada detalle...el cuidado de cada uno de ellos es lo que marca la diferencia...tanto en el aspecto sexual como en el resto de los aspectos de la vida...
      Muchísimas gracias por tus palabras...bienvenido...integrate...participa y disfruta...
      Un beso gordo!!

      Eliminar
    2. Agapxis...al final...cada detalle...el cuidado de cada uno de ellos es lo que marca la diferencia...tanto en el aspecto sexual como en el resto de los aspectos de la vida...
      Muchísimas gracias por tus palabras...bienvenido...integrate...participa y disfruta...
      Un beso gordo!!

      Eliminar
  17. No es que la palabra esté fuera de contexto, mejor dicho está en otro contexto donde tiene otra fuerza, otro efecto, y en momentos como el que relatas tan bien has de ser puta para disfrutarlo plenamente. Por lo menos yo espero eso de una mujer que sabe lo que quiere en la cama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dominus...yo también lo creo...para ser pleno y en el contexto exacto...ser putos...garantiza un sexo mucho más pleno..
      Muchas gracias por tu comentario...estás en tu casa...
      Un besote!!

      Eliminar
  18. He venido a leerte de nuevo....
    Y una envidia muy grande de non
    ser él que te herió con la espada del amor... de no ser áquel que te hizo mujer balo la danza de la lengua en tu sexo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PDR...jajaja...a mí es complicado herirme con la espada del amor...qué romántico que te pones!!!...
      Un beso gordo!!

      Eliminar
  19. Me olivdé de decir que tu comentario nel PDR salió nel post duplicado que se perdió... me encantó recibirte y hice una mención a eso!!!

    ResponderEliminar
  20. Un verdadero deleite vover a leerte Amando. Creo que no te habia comentado nunca, pero te lei cuantas veces pude.
    Un verdadero torbellino de de sensaciones, al punto que me dejo sentir el sabor en la boca.
    Te dejo un beso y gracias por este disfrute.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex...muchísimas gracias por tu comentario...me alegra saber que pasabas por mi casa aunque no comentáses..aquí puedes venir cuando quieras y dejar tu huella o no hacerlo...me vale con saber que disfrutas tu visita...
      Al final cuándo escribo...ése "sabor en la boca" es lo más grande que se me puede decir...
      Un besote!!

      Eliminar
    2. Alex...muchísimas gracias por tu comentario...me alegra saber que pasabas por mi casa aunque no comentáses..aquí puedes venir cuando quieras y dejar tu huella o no hacerlo...me vale con saber que disfrutas tu visita...
      Al final cuándo escribo...ése "sabor en la boca" es lo más grande que se me puede decir...
      Un besote!!

      Eliminar
  21. BOXXXX!!! Me tienes atada al deseo, tan cerca y tan lejos!!!
    Ahora sin turbante, puedo poner mejor las gafas para no perderme na de na, jajajajj
    Te necesito. Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo...no sé si eres el mismo anonimo de la otra entrada...pero en cualquier caso..bienvenido o bienvenida...
      Entiendo que tu exclamación sea un cumplido...y que te gustó la entrada...así que muchas gracias...
      Me perdí en el tema turbante...si algo debía pillar...no lo he hecho...en cualquier caso me alegra que ahora veas todos los detalles...
      Y el "te necesito"...no sé ni qué contestar al respecto...más que me gustaría saber más...
      Un beso y gracias por tu comentario

      Eliminar
  22. Es imposible quedar impasible tras leerte.

    Uff... Espero que no estés cansada y que esto no haya hecho más que empezar.

    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arnand...cuándo se disfruta al hacerlo...nada cansa...nunca se cansa..tanto cuando se escribe como cuando se vive...
      Cuando no escribo es pq no tengo nada que quiera contar...
      Ni me canso del sexo...ni me canso de contarlo...lo disfruto...
      Un besote!!
      Me gusta no dejarte impasible...

      Eliminar

Me gusta saber que has estado aquí